Las voces ciudadanas y sus propuestas frente a la institucionalizaci贸n

Texto: Mariela Casta帽贸n

La semana pasada nos reunimos en l铆nea, con un grupo de ciudadanas y ciudadanos comprometidos con la ni帽ez guatemalteca.  Abordamos el origen de la institucionalizaci贸n, el contexto, los eventos del 7 y 8 de marzo en el Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n.  Adem谩s, planteamos posibles soluciones.

Este conversatorio, nos permiti贸 intercambiar ideas, criterios y opiniones.  Fue un espacio enriquecedor en el que convergimos profesionales de diferentes 谩reas, cada persona expuso desde su propia experiencia, que se puede hacer para disminuir la institucionalizaci贸n de la ni帽ez, o que ideas surgen en torno al tema.

Algunas de las participantes resumieron sus criterios en textos breves y precisos, otros prefirieron exponerlas el d铆a del conversatorio.

La cineasta y documentalista Vivian Rivas, opin贸 desde su experiencia y profesi贸n, e indic贸 que documentar las historias humanas, tienden a cambiar de perspectiva y generar empat铆a.  

鈥淐reo que ser铆a buen铆simo entrevistar ni帽as o ni帽os que est谩n institucionalizados o estuvieron institucionalizadas.  Aunque no mostremos la cara.  La gente tiene ver estas historias.  Si seguimos insistiendo, algo vamos a lograr鈥.

Aury del 脕guila, profesional en ventas, lo resumi贸 en 鈥渋nformarnos y contribuir con nuestros talentos en pro de la ni帽ez鈥.

La financiera Roc铆o Garc铆a, propuso crear campa帽as extensas para dejar de normalizar la violencia y abuso hacia las ni帽as y ni帽os, dentro de las mismas familias y entornos cercanos. 

鈥淓s un cambio de paradigma grande en la sociedad, pero NECESARIO, es lamentable que algunas ni帽as y ni帽os dentro de su hogar vivan infiernos que provoquen la institucionalizaci贸n.  Y esa misma normalizaci贸n de la violencia hacia los ni帽os en la sociedad impide que se genere el nivel de indignaci贸n ciudadana que se esperar铆a con casos terribles como el Hogar Seguro鈥.

Roc铆o Garc铆a, desde su profesi贸n administrativa, financiera y como parte de la sociedad, propuso: 鈥渋nvolucrarnos fiscalizando que los recursos dedicados a la ni帽ez sean invertidos en asegurar realmente su bienestar presente y futuro鈥.

Miriam Portillo, comunicadora social, impulsora de estrategias de comunicaci贸n y prevenci贸n, se refiri贸 al evento del 8 de marzo de 2017, donde 41 ni帽as murieron quemadas y 15 resultaron heridas en el Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n.

鈥淓l evento ocurrido con las ni帽as nos impact贸 de sobremanera, primero por lo angustioso de haber vivido esos momentos 煤ltimos de verse solas, en el fuego dando gritos de auxilio y sin ser escuchadas, entonces desde all铆 vivieron lo que siempre expusieron, no ser escuchadas, atendidas, valoradas, apreciadas, por el Estado.  Sus familias tendr谩n sus diversas situaciones del por qu茅 estaban all铆, eso es otro tema.  El Estado les qued贸 debiendo, atenci贸n, inclusi贸n, preparaci贸n, y sobre todo el valor de su vida鈥.

Miriam Portillo agreg贸 que la Secretaria de Bienestar Social deber铆a estar integrada y dirigida por equipos t茅cnicos y profesionales especializados, que puedan y quieran dirigir este establecimiento y otros similares; por personas id贸neas que realmente est茅n interesados en el bienestar de las j贸venes, y brindarles apoyo moral, emocional y psicol贸gico.

VOCES CIUDADANAS

Para el periodismo es vital escuchar las voces ciudadanas, que nos aportan y ayudan a construir el pa铆s que todas y todos queremos.

La beca 鈥淎 Digital Path to Entrepreneurship and Innovation for Latin America鈥, del International Center for Journalists (ICFJ), que actualmente curso, me ha permitido aprender y reflexionar sobre las voces ciudadanas y la importancia de escucharlas. 

El papel de la ciudadan铆a es vital para lograr cambios sociales.聽 Nuestro deber, como periodistas es escucharlas y empoderarlas.

La semana pasada, un grupo de profesionales guatemaltecos particip贸 en un conversatorio sobre la institucionalizaci贸n de la ni帽ez.

La desaparici贸n de una adolescente, que termin贸 con un linchamiento que sigue impune

Por Mariela Casta帽贸n

El 26 de noviembre del a帽o 2014 desapareci贸 Bedelyn Orozco de 14 a帽os.  Hab铆a salido de su casa en la zona 12 de Villa Nueva.  Un d铆a despu茅s le llam贸 a su mam谩 desde un tel茅fono desconocido, 鈥渟i me pasa algo, estoy con Morris鈥, advirti贸. Once d铆as despu茅s Bedelyn muri贸 linchada por una turba en Nueva Santa Rosa, Santa Rosa.  El caso sigue impune.

鈥淪iempre te amaremos鈥 se lee en la tumba de Bedelyn, quien fue sepultada en diciembre de 2014.聽 La mam谩 de la ni帽a dijo que su hija quer铆a vivir lejos, pero no le explicaba las razones.

鈥淣osotras platic谩bamos, pero nunca me coment贸 cosas raras, simple y sencillamente me dec铆a que nos fu茅ramos a vivir lejos鈥, me dijo la mam谩 de Bedelyn el d铆a de su sepelio.

En ese momento no hab铆a explicaciones suficientes para comprender que le suced铆a a Bedelyn.聽 El dato relevante que exist铆a lo hab铆a emitido la Unidad Operativa del Sistema de Alerta Alba-Keneth que hab铆a incluido la desaparici贸n de la adolescente en un m贸vil preliminar vinculado con 鈥渃oacci贸n y amenaza por grupos delincuenciales鈥.

Bedelyn muri贸 el 7 de diciembre de 2014, luego de una turba le prendi贸 fuego y la acus贸 de disparar contra el conductor de un mototaxi en Nueva Santa Rosa, Santa Rosa.

En esa ocasi贸n tambi茅n fue herido el agente de la Polic铆a Nacional Civil, H茅ctor Abel Moreno L贸pez, quien pretend铆a evitar el linchamiento y cumplir con su funci贸n adecuadamente. Por otro lado, fue ligado a proceso y remitido a un Juzgado de Menores en Conflicto con la Ley Penal un adolescente, quien habr铆a disparado contra el conductor del motataxi.

En el caso de Bedelyn no hubo presunci贸n de inocencia.聽 La acusaron y la lincharon, hay un solo sindicado por el crimen: Gregorio Guti茅rrez Lima, quien es procesado por homicidio cometido en estado de emoci贸n violenta y atentado con agravaci贸n espec铆fica. Tambi茅n hay una turba que sigue en impunidad.

El Ministerio P煤blico inform贸 el pasado 2 de agosto, que est谩 pendiente de que se lleve a cabo la audiencia de debate oral y p煤blico de Guti茅rrez; a煤n no hay fecha.

Como periodistas y medios de comunicaci贸n es importante retomar las publicaciones sobre la aplicaci贸n de justicia en los casos que afectan a la ni帽ez y a la adolescencia, un problema que tambi茅n est谩 relacionado con la falta de un sistema de protecci贸n integral.

Sigo creyendo que como sociedad le seguimos fallando a los ni帽os, ni帽as y adolescentes, continuamos olvidando a uno de los sectores m谩s importantes de la sociedad guatemalteca.

Un cap铆tulo oscuro en el periodismo

Mariela Casta帽贸n

La alarma son贸 a las 04:15 de la ma帽ana.  No quer铆a levantarme. Los ojos me pesaban y la ma帽ana fr铆a no me motivaba.  Era mi茅rcoles 8 de marzo de 2017.

Lo logr茅, sal铆 de las s谩banas calientes y c贸modas. Revis茅 el tel茅fono.聽 Le铆 r谩pidamente algunos mensajes de WhatsApp y en las redes sociales.聽 Encontr茅 el reportaje de Clara Gil, la colega espa帽ola que despu茅s de un trabajo exhaustivo de semanas, public贸 la investigaci贸n 鈥淯n refugio de menores del Estado en Guatemala es investigado por prostituci贸n y narcotr谩fico鈥 Un refugio de menores del Estado en Guatemala es investigado por prostituci贸n y narcotr谩fico | Magazine (wordpress.com).

Entre Guatemala y Espa帽a hay varias horas de diferencia.  El medio de comunicaci贸n PlayGround, donde laboraba Clara hab铆a publicado el reportaje desde hac铆a algunas horas.  En Guatemala empezaba nuestra jornada laboral.  Pens茅: en cuanto logre sentarme leer茅 el trabajo de Clara, quien genuinamente se hab铆a preocupado por la situaci贸n de la ni帽ez institucionalizada en los hogares del Estado. Ning煤n medio internacional se hab铆a interesado por el tema y solo algunos colegas en Guatemala hab铆an publicado espor谩dicamente.

Mientras revisaba el tel茅fono mi amado perrito Brownie, un dulce labrador retriever caf茅, movi贸 su cola y se acerc贸 como siempre lo hac铆a.  Lo abrac茅 y record茅 que ten铆a que apresurarme para empezar mi jornada.

Me ba帽茅.  Me vest铆 y no s茅 porque pens茅 que ten铆a que usar zapatos c贸modos 鈥減or si deb铆a salir corriendo鈥.  Mi trabajo consist铆a en cubrir hechos de seguridad y violencia, en otras palabras, estar preparada para cualquier acontecimiento que marcara la jornada: esto podr铆a ser desde bajar un barranco o cubrir un mot铆n en una c谩rcel.

***

Ese mi茅rcoles, ten铆a permiso de mis jefes en La Hora (donde trabaj茅 por m谩s de 12 a帽os), de asistir a las capacitaciones del Ciclo de Actualizaci贸n de Periodistas (CAP), una iniciativa de la periodista Marielos Monz贸n, quien nos ha apoyado significativamente para capacitarnos y lograr mejores resultados en nuestro ejercicio profesional.

Llegu茅 al lugar donde recib铆amos la clase a las 06:15. Le铆 el reportaje de mi colega Clara Gil y lo compart铆 en mis redes sociales.  Felicit茅 y agradec铆 a Clara por el gran trabajo realizado y por todo su esfuerzo.  En silencio pens茅: este tema ya est谩 fuera de Guatemala y ahora s铆, alguien tiene que hacer algo. 

Hac铆a dos a帽os (2015) que a trav茅s de investigaciones period铆sticas, hab铆a escrito sobre maltrato, tortura, violencia psicol贸gica y sexual a la que somet铆an a las ni帽as, ni帽os y adolescentes (NNA) del Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n, pero nadie quer铆a escuchar.聽 Muchos funcionarios no entend铆an mi necedad.聽 Otros me escucharon y emprendieron algunas acciones.聽 Hubo personas que me preguntaron por qu茅 el tema me preocupaba tanto鈥 (dec铆an, pero si no son sus familiares).

La que nunca falt贸 y quien siempre estuvo ah铆 desde el a帽o 2009 hasta fecha, para escucharme y ayudarme a construir un camino en el periodismo, fue mi querida amiga y gu铆a Carolina V谩squez Araya.  Como sol铆a hacerlo en situaciones que para m铆 no ten铆an salida, le coment茅 lo que suced铆a en el Hogar y mi preocupaci贸n porque no se lograba nada.  Ella escuch贸 mi frustraci贸n y me ayud贸 a proponer una medida desde el periodismo, que fue importante. 

Carolina V谩squez Araya hab铆a escrito sobre el tema.聽 Cinco meses antes del incendio public贸 este texto impactante 鈥淧antal贸n de lona, sudadero gris鈥 Pantal贸n de lona, sudadero gris 鈥 El Quinto Patio (carolinavasquezaraya.com).聽 Adem谩s de tantas otras columnas sobre el caso.

***

Entr茅 al sal贸n.  Me sent茅 muy entusiasmada, Saqu茅 mi cuaderno, salud茅 a algunos de mis compa帽eros y amigas (Glenda y Geldi) que cubr铆an conmigo la fuente de seguridad y violencia, y tambi茅n asist铆amos a los Ciclos CAP.  Entr贸 Nuestro expositor y empez贸 la clase, levant茅 la mano, plante茅 algunas preguntas, pero no hubo oportunidad para escuchar las respuestas.

Recibimos un audio del chat de los Bomberos Voluntarios.  No pude escucharlo en medio de la charla.  Sal铆 del sal贸n.  La voz del bombero nos dec铆a: 鈥渁motinamiento en Hogar Seguro Aldea Las Anonas San Jos茅 Pinula centro de Rehabilitaci贸n鈥濃 No era un centro de rehabilitaci贸n, era el Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n, un hogar para ni帽ez que necesitaba protecci贸n y abrigo.  Era el Hogar donde maltrataban a los ni帽os.

Sal铆 corriendo, llam茅 a mi compa帽ero conductor Max para solicitar su apoyo.聽 Me sub铆 al carro, pero no lo pod铆a asimilar.聽 En la radio hablaban de un incendio y yo no quer铆a creerlo.聽 鈥淢ejor confirmo鈥 pens茅.聽 Llam茅 a Milvita, de los Bomberos Voluntarios y fue quien me confirm贸 que 鈥渉ab铆a varios ni帽os muertos en el incendio鈥.

No pod铆a respirar, no ten铆a control de mis emociones.  Mis ojos empezaron a gotear.  Milvita me dijo 鈥渃谩lmese, se va a enfermar鈥.  Tranquil铆cese.  Solo le dije gracias y colgu茅.  Envi茅 la confirmaci贸n al chat que ten铆amos en La Hora.

El director de La Hora, fue muy solidario conmigo.聽 V铆a telef贸nica me abord贸 de una manera humana.聽 No recuerdo exactamente lo que le dije.聽 Pero si recuerdo que sus palabras tuvieron un efecto positivo para salir del estado en el que me encontraba.

Sent铆 el camino largo鈥 llegamos y no quer铆a bajarme del carro.聽 Estaba llorando. No quer铆a que nadie me viera.聽 Necesitaba una distancia sana entre mis sentimientos y la cobertura que realizar铆a ese d铆a.聽 Tom茅 valor, limpi茅 mis ojos y sal铆 del carro. Empec茅 a tratar de reconstruir los hechos, de los que deb铆a informar.

Los bomberos estaban ah铆.  Despu茅s llegaron autoridades policiales, representantes de la sociedad civil, de la Secretar铆a de Bienestar Social, del sindicato, fiscales.  Hab铆a mucha gente.  Llantos, desesperaci贸n porque abrieran la puerta.  Cuerpos en el patio, apenas logr谩bamos ver debajo de la puerta o cuando sal铆an las ambulancias. 

Testimonios e historias de horror de madres de familia y adolescentes exinternos, que reiteraban: maltrato, beb茅s robados, violaciones.   Era dif铆cil de asimilar todo en esa cobertura.

***

41 ni帽as hab铆an muerto y 15 estaban heridas.  Sin saber nada de lo que ocurrir铆a, un mes antes hab铆a programado un viaje para el 10 de marzo, fuera de Guatemala, que al final ser铆a mi salvavidas.  Aunque no s茅 c贸mo llegu茅, ni como regres茅 porque estaba inconsciente, como perdida en un agujero sin salida.

***

Cuando regres茅 al pa铆s pens茅: 鈥渜ue lecci贸n tan dura me han dado鈥.  鈥淨u茅 frustraci贸n tan grande siento鈥. 鈥淣o pude hacer nada por la ni帽ez del Hogar Seguro鈥.  鈥淢i periodismo no sirvi贸 de nada鈥 鈥 En los 煤ltimos a帽os y a pesar de tantas experiencias dif铆ciles en un pa铆s como Guatemala, no hab铆a sentido lo que sent铆a ese d铆a.

S铆 bien es cierto, me ha tocado llorar en silencio, porque de nada sirve hacerlo p煤blicamente.聽 Experiment茅 el dolor cuando 9 personas, entre ellas tres ni帽os, murieron carbonizadas en un bus quemado por las pandillas en 2011, o cuando una mujer vio la cabeza ensangrentada de su hermano por la ventana que fue asesinado en un bus asaltado junto con 5 pasajeros.聽 O, en 2010, cuando el ni帽o de 2 a帽os lloraba junto a su madre por la muerte de su padre en un bus.聽 Cuando asesinaron a una de mis principales fuentes de informaci贸n, un joven polic铆a honesto y comprometido con la investigaci贸n criminal.聽 En 2009, cuando sicarios entraron a matar a una familia y los 煤nicos sobrevivientes fueron dos ni帽os en pijama en 2008.

Aunque ser periodista en este pa铆s no es f谩cil, creo firmemente que llorar y lamentarnos no sirve de nada.聽 Lo que si sirve y se traduce en nuestro aporte y compromiso social, es la investigaci贸n e informaci贸n exhaustiva de un caso o situaci贸n espec铆fica, con la cual lograremos revelar violaciones a derechos humanos, injusticia e impunidad.

***

En 2017 pens茅 que ser铆a mi 煤ltimo a帽o en el periodismo, estaba muy triste y decepcionada por lo que hab铆a ocurrido en el Hogar Seguro.  Hab铆a dado todo lo mejor de mi como profesional y persona, pero no hab铆a logrado nada.  Pens茅 驴para qu茅 hacer periodismo? Si nada se pudo hacer: nadie investig贸 exhaustivamente, nadie se preocup贸, nadie hizo nada鈥 y todo termin贸 mal.

Ya no ten铆a fuerzas ni deseos para continuar.聽 En ese a帽o fui operada de un tumor en la pierna y f铆sicamente tampoco estaba bien.

Sin embargo, un viaje a Argentina me cambi贸 esa idea, probablemente Cristian Alarc贸n, el director de Cosecha Roja, no lo sepa, pero las palabras que nos transmiti贸 el 煤ltimo d铆a de la beca me sacudieron y me hicieron regresar al punto de partida 驴Por qu茅 el periodismo y nuestra voz es importante para la comunidad? 驴Por qu茅 debemos seguir en esta profesi贸n, que nos da pocos motivos para mantenernos felices?

Las preguntas y respuestas de Cristian reivindicaron mi camino, me levantaron y me animaron a seguir adelante.聽 Hoy entiendo que el periodismo es capaz de lograr cambios importantes en sociedades como las nuestras, aunque existan episodios oscuros y llenos de dolor donde no podamos hacer nada, tambi茅n habr谩 historias que nos devolver谩n la fe y esperanza, toda vez exista compromiso y voluntad para hacer un periodismo mejor cada d铆a.

***

El 30 de noviembre de 2017, el D铆a del Periodista, regres茅 de Argentina, la Asociaci贸n de Periodistas de Guatemala, me concedi贸 el reconocimiento 鈥淧or la cobertura humana en temas dram谩ticos鈥.  Y 5 d铆as despu茅s el Instituto de Previsi贸n Social del Periodista (IPSP), me entreg贸 el Premio Nacional de Periodismo, por la cobertura que hice antes, durante y despu茅s del incendio en el Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n.

M谩s all谩 de los reconocimientos y de la alegr铆a de que otras personas valoren nuestro trabajo, estas se帽ales fueron muy claras para mantenerme en esta hermosa y sufrida profesi贸n. 

Cuatro a帽os despu茅s del incendio y con el temor de una regresi贸n a la oscuridad, reivindico mi convicci贸n por el periodismo, el que construye con la investigaci贸n e informaci贸n exhaustiva y oportuna.

Por esa convicci贸n reitero, todav铆a hay mucho que hacer desde el periodismo para evitar repetir tragedias como las de Hogar Seguro y tratar de aportar con la investigaci贸n, para que las ni帽as muertas descansen en paz.

El amable anfitri贸n y la dura realidad del Hospital Federico Mora

Esa tarde de diciembre de 2011, me sent铆a nerviosa, 驴por qu茅 no admitirlo? tambi茅n temerosa.  Se trataba de una cobertura diferente.  Estaba investigando la mezcla de perfiles de pacientes del Hospital de Salud Mental Federico Mora con personas sindicadas de delitos, de quienes se sospechaba usar铆an su 鈥減adecimiento mental鈥 para evitar la privaci贸n de libertad en una c谩rcel.

Me temblaban las piernas, me sudaban las manos, pero tom茅 valor y toqu茅 el timbre.  Estaba frente a la puerta del Hospital de Salud Mental Federico Mora. Hab铆amos acordado una entrevista con quien era la directora ejecutiva de ese lugar, en ese a帽o.

隆Inesperada bienvenida! Alguien nos abri贸 la puerta de inmediato, asumo que era el guardia, pero no emiti贸 ninguna palabra. En segundos apareci贸 un hombre alto, de cabello crespo, tez morena, con una sonrisa dibujada en su rostro, como si conociera a mi amigo fot贸grafo Jos茅 Orozco y a m铆.

-Qu茅 bueno que nos visitan, porque casi nadie viene- nos dijo.  鈥揘o se preocupen- yo los voy a acompa帽ar, repiti贸.

– 驴A qui茅n buscan-nos dijo? –  A la directora, le respond铆.

Su amabilidad y cortes铆a cambi贸 mi nerviosismo y tensi贸n por tranquilidad, sin embargo, a medida que 铆bamos avanzando, la realidad me mareaba: pacientes desnudos dormidos en el suelo, olores f茅tidos.  Seres humanos perdidos en su propio mundo: riendo, llorando, golpeando paredes.

-Dame 25 centavos- me dijo un sexagenario sin camisa.  No pude responder nada.

– 驴Para qu茅 quiere 25 centavos? – le dijo mi amigo Jos茅. -Para un cigarrito que compro en la tienda-, respondi贸.  Nuestro anfitri贸n sonr铆o y dijo 鈥渁qu铆 no hay tienda鈥. 

Tantas miradas sobre nosotros me pon铆an mal.  Nuestro anfitri贸n repet铆a que pronto estar铆amos en la oficina de 鈥渓a se帽o鈥, porque 茅l conoc铆a muy bien el camino. Esa frase 鈥渃onocer bien el camino鈥, empez贸 a desconcertarme鈥

Finalmente llegamos a una oficina y desde la ventana nuestro anfitri贸n empez贸 a gritar

-Se帽o te buscan-.  Ella respondi贸: -gracias mijo, ahorita no-.  -Ven铆 a ver lo que te traje-, repet铆a.

Cruzamos miradas con mi amigo Jos茅 y sin decirnos nada empezamos a caminar a la puerta principal de la oficina.  La directora sonr铆o y en referencia al amable anfitri贸n nos dijo: -脡l es otro de nuestros pacientitos.  Le gusta acompa帽ar a las visitas hasta la oficina-. -No se a que se dedicaba 茅l, pero siempre est谩 en la puerta鈥, nos explic贸.

La directora nos advirti贸 que nuestro anfitri贸n tambi茅n ten铆a 鈥渕omentos dif铆ciles鈥, pero regularmente su d铆a transcurr铆a bien con tratamiento, por eso tambi茅n 鈥渁guantaba los zapatos鈥, porque como hab铆amos observado, casi nadie soportaba el calzado todo el d铆a.

Detr谩s de cada cobertura period铆stica hay una historia que se queda con nosotros, se conserva, se describe y se comparte con las personas que nos leen y nos motivan a seguir en esta noble profesi贸n. 

En el a帽o 2011 yo ten铆a tres escasos a帽os de ejercer como periodista.  El tiempo transcurre y nunca dejamos de aprender y de reconstruirnos.  Este es el enlace de la publicaci贸n realizada despu茅s de esta cobertura. https://lahora.gt/hemeroteca-lh/sobrepoblacion-en-el-hospital-federico-mora-no-esta-disenado-para-cumplir-a-cabalidad-con-tareas-actuales/

Periodismo y ni帽ez

Casi todos los d铆as, el gremio period铆stico informa sobre vulneraci贸n de derechos, o delitos cometidos en contra de la ni帽ez y adolescencia, lo cual requiere de mecanismos acertados para informar una realidad que no se puede esconder, pero que debe realizarse con respeto y cuidado.

La profesionalizaci贸n y sensibilizaci贸n son importantes para abordar temas con enfoque de derechos de ni帽ez y adolescencia. Admito que no en todas las universidades implementan un pensum de estudios con este enfoque, aunque ser铆a de mucha utilidad para cuando un comunicador social o periodista sale a enfrentarse con la dura realidad.

Sin embargo, tambi茅n creo que cada uno tiene la responsabilidad de buscar la profesionalizaci贸n y mejorar la forma en que transmitimos un mensaje.

Hay instituciones, organizaciones y universidades que imparten cursos, talleres y comparten material para periodistas, donde podemos aprender sobre el abordaje de los temas de ni帽ez y adolescencia.

Estos lugares tambi茅n nos ense帽an las razones por las que debemos dejar de usar la palabra 鈥渕enor鈥, que es un t茅rmino peyorativo cuando nos referimos a un ni帽o, o una ni帽a. Adem谩s, hay ense帽anzas importantes sobre las razones por las que NO debemos visibilizar el rostro de la ni帽ez y su nombre.

Muchas veces da帽amos m谩s cuando damos a conocer el rostro de la ni帽ez y escribimos su nombre, podr铆amos provocar un da帽o irreparable en el ni帽o, en su comunidad o los podr铆amos exponer a un riesgo donde su vida est谩 en juego, por ejemplo, cuando son testigos de cr铆menes.

Hay alternativas valioso, por ejemplo, usar un nombre ficticio o modificado, no tomar la fotograf铆a o el video del rostro de un ni帽o vulnerable o en riesgo, o incluso en conflicto con la ley penal.

En este espacio, comparto algunas alternativas que pueden ayudarnos a todos a informar con un enfoque de derechos de ni帽ez, por ejemplo, el a帽o pasado, la organizaci贸n Educo, miembro de ChildFund Alliance, socializ贸 con periodistas de diferentes medios de comunicaci贸n la 鈥淕u铆a Educo鈥 para entrevistar a ni帽as, ni帽os y adolescentes (NNA) con enfoque de derechos humanos. La intenci贸n era fortalecer la protecci贸n de los derechos de la ni帽ez por parte de los titulares de responsabilidad, entre ellos los medios de comunicaci贸n. Creo que podr铆a ser 煤til que los periodistas interesados se acerquen a Educo Guatemala @EducoGuatemala para conocer la gu铆a.

Tambi茅n, hace algunos d铆as @aldeaperiodista, que es la cuenta del diplomado online de la 鈥淓l periodista de la era digital como agente y l铆der de la transformaci贸n social鈥, public贸 un art铆culo sobre el reporteo, la escritura y la foto cuando se abordan temas de ni帽ez. En esa publicaci贸n se comparte este manual. https://ipys.org/noticias/periodismo/manual-de-ninez-y-periodismo-una-guia-para-cubrir-temas-referentes-a-menores-de-edad#.

Tenemos alternativas para informar adecuadamente, solo debemos buscarlas, o acercarnos a organizaciones o instituciones que puedan ayudarnos a realizar un trabajo respetuoso y con enfoque de derechos de ni帽ez.

Un proyecto, un libro

Pensaba que dentro de poco tiempo cumplo doce a帽os de ejercer periodismo, donde he disfrutado y he aprendido de cada momento, experiencia, situaci贸n y desaf铆o que se ha presentado en mi carrera.

 
Algunas situaciones han sido m谩s complejas que otras y han demandado no solo mi profesionalizaci贸n, sino tambi茅n mi preparaci贸n f铆sica, psicol贸gica y emocional para sobrellevarlas.

 
Por todo este tiempo tengo enorme gratitud a diferentes personas que hasta hoy me acompa帽an en el ejercicio profesional, a fuentes de informaci贸n valios铆simas y a diferentes profesionales que han enriquecido mi trabajo con sus aportes y conocimientos, as铆 como a familias, que a pesar del dolor de perder a un ser querido, han abierto las puertas de su casa y de su coraz贸n para compartir historias y dignificar memorias.

 
Hace poco tambi茅n pensaba en un proyecto, un libro, que pueda recoger historias, an茅cdotas, situaciones personales que se guardan en la mente, en el coraz贸n, en un objeto, en un pedazo de papel y que son parte de todo el proceso de formaci贸n que llevamos en esta noble profesi贸n.

 
El a帽o pasado recib铆 un taller de edici贸n para escritores en Sophos, impartido por Eduardo Villalobos; personalmente me gust贸 mucho la forma como 茅l nos comparti贸 contenidos, nos transmiti贸 conocimientos y porque nos recordaba la importancia de ejecutar ese proyecto que anhelamos, un libro.

 
Las ocasiones en las que asist铆amos, Eduardo nos reiteraba la raz贸n por la que est谩bamos en el taller y porque era necesario trabajar en ese proyecto. Muchos de los que participamos antepon铆amos trabajos, horarios, situaciones que no nos permit铆an alcanzar ese objetivo.

 
En los 煤ltimos meses del a帽o pasado, estaba muy entusiasmada con el taller y empec茅 a escribir, pero despu茅s, con las diferentes responsabilidades laborales me fui alejando de la meta.

 
Por eso, pensaba que vale la pena retomar proyectos, ejecutarlos, contar historias y lograr probablemente esa catarsis que muchos de los que escribimos necesitamos. Ojal谩 pueda organizar mi tiempo y concluirlo lo antes posible.

La denuncia interpuesta cinco meses antes del incendio y un Estado indolente

Ni帽os del Hogar
Los ni帽os y las ni帽as del Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n estaban hacinados y dorm铆an en colchonetas en el suelo.聽 Lograron llamar la atenci贸n despu茅s del incendio del 8 de marzo de 2017.

 

Hace algunos d铆as tuve la oportunidad de compartir en un espacio de formaci贸n, la cobertura que iniciamos en el a帽o 2015 del Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n, dos a帽os antes del incendio del 8 de marzo de 2017, donde murieron quemadas 41 ni帽as y 15 resultaron heridas.

Tras la recopilaci贸n y verificaci贸n de los datos que guard茅 de esas coberturas, encontr茅 el proceso 01174-2016-01379, que correspond铆a a una denuncia interpuesta por la Procuradur铆a General de la Naci贸n (PGN) en contra de la Secretar铆a de Bienestar Social (SBS) en octubre de 2016, cinco meses antes del siniestro.聽 La acusaci贸n fue presentada por la evasi贸n (abandono de proceso) de 40 adolescentes.

驴Qu茅 deriv贸 esa denuncia? 驴Qu茅 pas贸 con las instituciones estatales?

Recordar todo ese proceso es revivir la frustraci贸n y abrir una herida que no sana despu茅s de tanto tiempo, a pesar de que 煤nicamente he sido una periodista que inform贸 del caso.聽 Imagino el profundo dolor que sienten las familias de estas ni帽as, algunos educadores y testigos honestos que conviv铆an con ellas diariamente y que alzaron la voz en el momento oportuno.

La denuncia de la PGN provoc贸 una serie de acciones que demand贸 actuar a diferentes instituciones.聽 El Juzgado de Primera Instancia de Ni帽ez y Adolescencia del 谩rea metropolitana, pidi贸 diferentes acciones.

Al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif) le requiri贸 evaluaciones m茅dicas de las ni帽as, ni帽os y adolescentes (NNA) que estaban albergados en el Hogar, al Ministerio P煤blico (MP) le demand贸 investigar la comisi贸n de posibles delitos, a la Secretar铆a de Bienestar Social (SBS) y a la PGN trabajar interinstitucionalmente y al Consejo Nacional de Adopciones (CNA) le requiri贸 establecer si el Hogar Seguro llenaba los requisitos para abrigar a la ni帽ez y adolescencia.聽 La supervisi贸n del CNA concluy贸 en que NO llenaba esos requisitos.

El Juzgado, tras conocer el informe del CNA le pidi贸 a la SBS una ampliaci贸n f铆sica y estructural聽 del Hogar Seguro, NO el cierre, a pesar que cuando hay m谩s de 20 ni帽os y ni帽as en hogares se considera una macro instituci贸n, lo cual contraviene los est谩ndares internacionales para la protecci贸n de los derechos de los NNA.

En aquella ocasi贸n el CNA interpuso un recurso de apelaci贸n en la Sala de la Corte de Apelaciones de la Ni帽ez y Adolescencia que resolvi贸 con lugar, pero fue hasta despu茅s del incendio del 8 de marzo de 2017; orden贸 el cierre progresivo.

Recuerdo la denuncia de octubre de 2016, porque fui a preguntar sobre los avances a cada una de las instituciones que menciono en este texto, pero no observ茅 suficientes acciones para promover un cambio por parte de quienes ten铆an que actuar, investigar y agilizar procesos para procurar una situaci贸n distinta para los ni帽os y ni帽as.聽 Desde mi opini贸n, la Subsecretar铆a de Protecci贸n y Acogimiento demostr贸 y sigue demostrando que no tiene mayor inter茅s en atender a los menores de edad con diferentes perfiles.

Hoy nuevamente pregunto al Estado indolente 驴Por qu茅 sus instituciones no actuaron con la prontitud que requer铆a el caso?聽 A partir de esa y otras denuncias, tuvieron la oportunidad de demostrar inter茅s y reflejar que hac铆an algo.聽 El 14 de febrero de 2017, a escasos d铆as de que ocurriera el incendio, publicamos el reportaje 聽鈥淓l drama de la ni帽ez del Hogar Virgen de la Asunci贸n no tiene eco en el Estado鈥, donde qued贸 evidenciado cu谩l fue el papel que jugaron las instituciones antes del incendio.

Nadie pens贸 que la situaci贸n del Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n terminar铆a con un incendio.聽 La verdad yo tampoco, ten铆a la esperanza de que las condiciones de vida de la ni帽ez cambiaran, pero no fue as铆.

Los acontecimientos del 7 y 8 de marzo de 2017 solo fueron el detonante de una serie de abusos y delitos que ocurr铆an en el Hogar Seguro Virgen de la Asunci贸n y que deber铆an ser investigados a partir de junio del a帽o 2010, cuando el Hogar empez贸 a funcionar.

A mi criterio, la fiscal general del Ministerio P煤blico, Mar铆a Consuelo Porras, tiene la oportunidad de demostrar su compromiso con la ni帽ez, al investigar los delitos y deducir responsabilidades por el da帽o causado a los NNA.聽 Adem谩s, establecer quienes no actuaron oportunamente de acuerdo con sus funciones legales.聽 Sentar铆a un precedente al determinar 驴Qu茅 hicieron o dejaron de hacer las Secretar铆as de Bienestar Social? 驴Estas personas ten铆an la capacidad e idoneidad para ocupar esos puestos?

 

 

 

A Norma le arrebataron la vida en un bus

Norma muri贸 el 13 de junio de 2013, a las 11 de la ma帽ana en un bus de la ruta 40R, cuando un grupo de delincuentes asalt贸 la unidad de transporte en el paso a desnivel de Tecun Um谩n, en la zona 9.

A Norma Ileana 脕lvarez Ruiz, de 48 a帽os, le arrebataron la vida en una unidad del transporte p煤blico.聽 Su caso no fue una estad铆stica como desde la frialdad y la normalizaci贸n de la violencia se observa o se menciona.聽 Su caso, al igual que las decenas de muertes en los buses provocan un profundo dolor en las familias.

El d铆a que Norma perdi贸 la vida, yo estaba en la redacci贸n escribiendo otras noticias de violencia.聽 El tiempo para la entrega de mis notas no permit铆a que me movilizara hasta el lugar donde hab铆a ocurrido el asalto, solo recopil茅 los datos con el apoyo de los Bomberos Municipales.

En el material que me compartieron los Bomberos hab铆a una imagen que hablaba por s铆 sola: un hombre adulto mayor, llorando cerca del cad谩ver.聽 Otras personas tratando de sostenerlo.

Una semana despu茅s seguimos el caso.聽 Desde la jefatura editorial se consider贸 importante destacar la historia de Norma y hacer una investigaci贸n para fiscalizar las funciones de cada instituci贸n involucrada en la seguridad y el transporte, es decir: Ministerio de Gobernaci贸n, Ministerio de Comunicaciones, Asociaci贸n de Transportistas Urbanos, Gremial de Transporte Extraurbano de Rutas Cortas, Direcci贸n General de Transporte Extraurbano.

La familia de Norma abri贸 las puertas de su casa para atendernos, tambi茅n lo hizo una de sus amigas, que la acompa帽aba el d铆a del asalto en el bus.

Alida Espa帽a, amiga de Norma todav铆a estaba afectada f铆sica y psicol贸gicamente: estaba enyesada y con tristeza.

鈥淐uando el bus empez贸 a descender en el puente, los tipos que iban en la parte de atr谩s se pararon juntos y dijeron 鈥渆sto es un asalto, saquen todas sus pertenencias de valor, porque si no los matamos鈥. Yo iba sentada y ella (Norma) iba parada, me qued茅 muda (鈥).聽 Despu茅s s贸lo vi cuando ella se fue para la salida del bus. Quiso salir huyendo. De repente, la gente solo dijo 鈥渟e mat贸 la se帽ora鈥, relat贸.

Seg煤n Alida, todo ocurri贸 muy r谩pido y crey贸 que su amiga sufri贸 una crisis nerviosa, que incluso pudo dejarla sin visi贸n.

鈥淓lla ya no se record贸 que iba conmigo, perdi贸 totalmente el control y el chofer no hizo nada ni detuvo la marcha 鈥損orque ellos tambi茅n son c贸mplices-; fue cuando yo tambi茅n me avent茅 y sal铆 corriendo.聽 Al verla tirada me qued茅 sin palabra. Norma ya hab铆a muerto. Estaba muerta鈥, dijo.

La madre de Norma, Mar铆a Ru铆z, record贸 que su hija era una mujer trabajadora, con talento y mucha fortaleza para enfrentar los desaf铆os de la vida.

鈥淓lla se val铆a sola. Era muy inteligente. Vend铆a ganchos, compraba playeras y las dise帽aba.聽 Bordaba bolsas de lona junto a estas muchachas -una de ellas Alida, que la acompa帽aba el d铆a del asalto鈥 y se iba a venderlas, era una gran hija mi patoja; un amor de gente鈥, describi贸 Ruiz.

C茅sar 脕lvarez, el se帽or que observ茅 en la foto el d铆a de la muerte, estaba muy lastimado y en esa ocasi贸n exigi贸 acciones efectivas por parte del Ministerio de Gobernaci贸n, en ese entonces envi贸 un mensaje a quien fung铆a como titular de Gobernaci贸n, Mauricio L贸pez Bonilla.

鈥淓l gobierno debe despistolizar y los polic铆as deben subirse a los buses como se los dije el d铆a del incidente, 驴para qu茅 vienen? si mi hija est谩 muerta, no tienen nada que hacer.聽 Yo quisiera ir al Ministerio de Gobernaci贸n y hablar con el se帽or Bonilla, decirle que tienen que hacer algo para terminar con esta violencia, no pueden cruzarse de brazos y esperar a que otra persona se muera鈥, indic贸.

Cuando terminamos de hablar, la mam谩 y amiga de Norma me mostraron las bolsas que hac铆a, dijeron que ella ten铆a talento y amor para crear dise帽os.聽 La mam谩 de Norma record贸 que d铆as antes del asalto en el bus, Norma le hab铆a dicho que la fecha de su cumplea帽os se acercaba, cumplir铆a 49 a帽os y quer铆a celebrarlo con un asado en familia.聽 Ese d铆a no lleg贸.

鈥淎 los casos actuales y a los del pasado los une la impunidad鈥

Lamentablemente, las muertes en el transporte p煤blico contin煤an sin que nadie cambie el obsoleto sistema de transporte que facilita la corrupci贸n, la violencia y las extorsiones.聽 Tampoco existe control de las c谩rceles desde donde provienen extorsiones, ni tampoco medidas acertadas para prevenir la violencia homicida en las calles.

Desde mi criterio considero que debe existir mayor regulaci贸n y control de las armas y municiones.聽 Todav铆a me cuesta creer que en un pa铆s tan violento no se pueda establecer cu谩ntos cr铆menes ocurren con armas registradas y no registradas.聽 Peor a煤n, que no exista l铆mite para conceder licencias de portaci贸n y tenencia de armas.

Cito las palabras del p谩rroco Javier 脕vila, quien se ha pronunciado constantemente por la masacre de 13 personas, entre ellas un beb茅, en el poblado de Creel, municipio de Bocoyna, Chihuahua, M茅xico, hecho ocurrido el 16 de agosto de 2018, y quien despu茅s de este horrible hecho se refri贸 por otra masacre en Ciudad Ju谩rez. El sacerdote dijo que no hay que olvidar a las v铆ctimas de hoy y ayer, as铆 se consign贸 esta frase en el libro 鈥淧a铆s de Muertos, cr贸nicas contra la impunidad鈥.

鈥淨ue los muertos de hoy no entierren a los de ayer.聽 A los casos actuales y a los del pasado los une la impunidad, el grito de justicia, de que no quede sepultado ni uno solo de los cr铆menes鈥.

 

Norma

Las trabajadoras sexuales, sus historias de dolor y contextos de violencia

DSC_0054Son las 3:30 de la tarde del 8 de mayo de 2012, los rayos del sol iluminan el lugar. Decenas de hombres a pie y en motocicleta merodean 鈥淟a L铆nea del Tren鈥 en la zona 1, donde mujeres, trabajadoras sexuales, se disponen a emprender una jornada laboral m谩s y a despojarse de sus historias de dolor para poder sonre铆r.

Me acerco a una de ellas y le comento las razones por las que estoy en La L铆nea.聽 Le explico que quiero escribir sobre ellas, sobre sus condiciones laborales, las razones por las que se dedican a este trabajo y muchas otras cosas.聽 La joven vestida de colegiala me dice que me atender谩 mientras no se presente ning煤n cliente, de lo contrario tendremos que interrumpir la conversaci贸n.

Empezamos a hablar y me explica los riesgos de su trabajo, las enfermedades de transmisi贸n sexual a las que puede estar expuesta, la violencia f铆sica y psicol贸gica que ejercen algunos 鈥渃lientes鈥.聽 Los servicios a m谩s de una decena de hombres en una tarde-noche.聽 La necesidad de usar cloro y agua cuando los clientes no respetan las condiciones de trabajo.

鈥淩iesgos siempre hay, porque no todos los hombres usan preservativos, aunque siempre es una condici贸n que ponemos鈥, enfatiza.

La joven no niega que teme contraer una enfermedad de transmisi贸n sexual, pero dice que no tiene otra opci贸n, mientras cepilla su cabello, se acerca un hombre con olor a licor y una mochila en la espalada. Le pregunta a la trabajadora si est谩 prestando sus servicios.聽 La joven responde que s铆, me dice que debo irme.聽 Cierra la puerta y se despide.

Contin煤o caminando y encuentro a un hombre que tiene alrededor de 15 o 20 minutos de merodear por La L铆nea.聽 Le pregunto si utiliza los servicios de las trabajadoras regularmente y me dice que s铆.聽 Lo hace en quincena o en fin de mes, 鈥渃uando me pagan鈥, responde.聽 Le pregunto si tiene esposa y si est谩 consciente de los riesgos de contraer y transmitir una enfermedad de transmisi贸n sexual.聽 Explica que si tiene esposa e hijos. Cambia la conversaci贸n y dice que solo se acerca a 鈥渁dmirar鈥 a las trabajadoras, nada m谩s a 鈥渁dmirar鈥, reitera y se va.

En la otra esquina se encuentra una mujer nicarag眉ense con quien inicio otra conversaci贸n, me cuenta que est谩 cansada de ejercer este trabajo y no quiere continuar, sin embargo, tiene 38 a帽os, baja escolaridad e hijos que mantener.聽 Me dice que inicialmente no quer铆a laborar como trabajadora sexual, pero no le qued贸 otra alternativa.聽 Sus hijos no saben a qu茅 se dedica y ser铆a muy doloroso que conocieran la verdad.聽 Prefiere no continuar hablando.

En el recorrido, encuentro a una joven de 23 a帽os a quien identificar茅 como Sara (nombre ficticio).聽 Viste un diminuto atuendo fluorescente, unas zapatillas altas y es muy amable (la m谩s amable de las mujeres con las que habl茅).聽 Le explico las razones por las que estoy en el lugar y si puede apoyarme.聽 Ella dice que si puede.

La historia de Sara me conmovi贸 porque me coment贸 que dej贸 su casa a los 17 a帽os.聽 Era violentada sexualmente por su padrastro desde que ten铆a 12 a帽os y como consecuencia de esas violaciones tuvo un beb茅.聽 Un beb茅 que se enfermaba recurrentemente y a quien deb铆a llevar al m茅dico. Inicialmente Sara trabaj贸 como empleada dom茅stica, pero los gastos que demandaba su ni帽o no le dejaban ni siquiera para comer.

鈥淢i nene fue producto de una violaci贸n; fue en mi casa con mi padrastro. Yo ten铆a 15 a帽os pero el abusaba de m铆 desde los 12.聽 Al principio no le dije a mi mam谩 porque 茅l me amenaz贸 y yo ten铆a miedo. Cuando ella se enter贸 me sac贸 de la casa y me qued茅 sola; trabaj茅 tres meses como dom茅stica y no pude con la enfermedad del ni帽o, que ten铆a dos meses鈥, recuerda.

Sara relata que se involucr贸 en este trabajo cuando ten铆a unos 17 a帽os, por recomendaci贸n de una amiga de su edad; su intenci贸n era solo trabajar unos meses y despu茅s continuar estudiando, pero no encontr贸 otra opci贸n y desde entonces se dedic贸 a ejercer el trabajo sexual.

La jovencita califica como 鈥渄esagradable鈥 este trabajo, pero dice ha sido la 煤nica manera de mantener a su hijo, quien en 2012, cuando habl茅 con Sara, ten铆a ocho a帽os.

Sara dice que cada vez que ve a su hijo se recuerda las m煤ltiples violaciones sexuales de las que fue objeto por parte de su padrastro, despu茅s recuerda que su ni帽o no tiene la culpa.

鈥淎 veces lo quiero鈥, concluye.

驴Quer茅s un guaipazo?

El 11 de abril de 2016 fue asesinado Miguel Antonio Rojas, de 17 a帽os, viv铆a en la calle, en condiciones precarias.聽 Faltaba un d铆a para que se reflexionara sobre el D铆a Internacional de la Ni帽ez en Situaci贸n de Calle, que se conmemora cada 12 de abril.聽 Miguel muri贸 por disparos de arma de fuego en la 1陋. Calle y Avenida Reforma de la zona 10, mientras que otros dos de sus compa帽eros fueron heridos.

La Comisar铆a 13 de la Polic铆a Nacional Civil (PNC) consign贸 en un informe que testigos dijeron que Rojas asaltaba, sin embargo, tambi茅n refiri贸 que los adolescentes 鈥渇ueron confundidos con ladrones鈥.

En el documento hab铆a poca claridad sobre lo qu茅 sucedi贸, c贸mo fue y en qu茅 circunstancias. En el lugar la PNC registr贸 testimonios de personas que tampoco estaban seguras de lo que hab铆a pasado.

Miguel fue identificado por Duncan Dyason, director de la Fundaci贸n Mi Arca, la cual trabaja con la ni帽ez y juventud en situaci贸n de calle.

Por eso, busqu茅 a Dyason, quien me explic贸 que Miguel estaba consciente de los problemas que podr铆an generarse al cometer un acto al margen de la Ley por lo que dudaba que estuviera delinquiendo.

鈥淟a mayor铆a de j贸venes con los que trabajamos tratan de vivir de manera tranquila, no est谩n buscando problemas porque ellos saben que pueden traer problemas para los dem谩s. La mayor铆a de ellos usan solvente para quitarse el hambre y el dolor que sienten, y piden dinero para sobrevivir y para su solvente鈥, reiter贸 Dyason.

Las palabras de Dyason me hicieron reflexionar sobre los niveles de insensibilidad a los que toda la poblaci贸n hemos llegado, porque mientras dormimos en una cama c贸moda, con cobijas calientes, tenemos pan en nuestras mesas, un trabajo y hasta agua caliente para ba帽arnos, no estamos prestando atenci贸n a la necesidad de otros.

Despu茅s de la conversaci贸n con Dyason decid铆 buscar informaci贸n sobre c贸mo viven los ni帽os, ni帽as y adultos que deambulan por las calles, como seres invisibles, ante la indiferencia de todos.

Mi Arca fue el canal directo que me permiti贸 llegar hasta la ni帽ez de la calle.聽 Una desconocida no pod铆a llegar a la esquina de los ni帽os y adultos, invadir su espacio y decirles que quer铆a escribir de ellos.聽 Necesitaba del apoyo de personas que trabajan con ellos y ellas.聽 Estos activistas son personas nobles que han llegado hasta lavar los pies a la ni帽ez de la calle, curar sus heridas, suplir sus necesidades de corto, mediano y largo plazo.

Fue impactante ver a personas adultas aferrarse a su esquina en una banqueta, bebiendo botellas de alcohol, oliendo solvente, sin tener conciencia del d铆a, fecha y hora.

Ese d铆a habl茅 con un se帽or que ten铆a varios a帽os de vivir en la calle, me coment贸 que era de Chiquimula y que hab铆a abandonado su casa cuando era ni帽o porque era v铆ctima de maltrato.聽 Me dijo que recordaba que ten铆a 12 a帽os cuando sali贸 de su casa y que hab铆a aprendido a sobrevivir en las calles.聽 Fue amable, las otras personas me miraron con desconfianza y me dijeron que no quer铆an hablar conmigo porque no me conoc铆an, respet茅 su espacio y me retir茅.

Despu茅s fuimos a 鈥渓a Casona鈥 en la zona 4, un lugar donde un grupo de ni帽os y j贸venes se encontraban.聽 Empez贸 la lluvia y todos se refugiaron en su esquina, se aferraron a sus colchonetas sucias, a su perro, tratando de resguardarse de la lluvia, cuid谩ndose unos a otros, solidarios entre s铆.

Una jovencita se acerc贸 y me pregunt贸 mi nombre.聽 Uno de los activistas le coment贸 cu谩l era mi prop贸sito de estar junto a ellos.聽 Me dijo: 鈥渧enite aqu铆 no te mojes鈥 y me acerc贸 a la cornisa de una casa, con la manga de su chumpa limpi贸 las gotas de lluvia que ca铆an sobre mi cabeza y me indic贸 que deb铆a pegarme m谩s a la pared para que el agua no me afectara. Le respond铆 gracias.

Me pregunt贸 si quer铆a quedarme a vivir con ellos, que siempre era mejor estar acompa帽ada de otros compa帽eros como ella y su hermano lo hab铆an hecho todo este tiempo.聽 En la otra manga de su chumpa ten铆a escondido algo, era un pedazo de toalla con oler a solvente.

驴Quer茅s un guaipazo?, me dijo.聽 Le pregunt茅 qu茅 era 鈥渦n guaipazo鈥.聽 Acerc贸 la toalla a mi nariz, sent铆 el olor a solvente.聽 Ella me dijo que si ten铆a fr铆o o hambre no lo sentir铆a con el 鈥済uaipazo鈥.

Le respond铆 que agradec铆a por compartir conmigo su 鈥済uaipazo鈥, pero que prefer铆a no olerlo.聽 Ella no se molest贸.

Ese d铆a pens茅 las veces que muchos de nosotros, me incluyo, hemos pasado por la Casona, sin detenernos a ver a tantas personas que sufren por las circunstancias de vida, por las razones de las que han huido de su casa, por el estigma, porque deben escapar todo el tiempo de la gente que no los quiere cerca, deambulan de banqueta en baqueta para buscar un espacio donde refugiarse del fr铆o, lluvia y el sol.

Tambi茅n entend铆 cu谩n solidarias y nobles pueden ser estas personas, que sin conocerme ni tratarme antes, me compartieron su esquina, su banqueta, su 鈥済uaipazo鈥.聽 Limpiaron las gotas de lluvia que cayeron sobre mi cabeza y me aconsejaron que siempre es mejor estar acompa帽ada cuando se vive en la calle.

Varias organizaciones como Mi Arca, Asociaci贸n Movimiento J贸venes de la Calle, mujeres ejemplo como Eluvia Vel谩squez, entre otras, hacen mucho por estos ni帽os, ni帽as y adultos con los recursos que tienen.聽 Ojal谩 todos nos involucremos m谩s para saber qu茅 podemos hacer por estas personas.聽 Desde el espacio donde nos corresponde, creo que podemos aportar algo.